Siros (Grecia)

Bienvenido a la sublime Siros, a sus místicas lomas adornadas de Iglesias, su grande e imponente arquitectura y sus bahías ensenadas recluidas.

Mezcla de rural y urbano y laderas que ruedan hasta el mar – Siros es la isla para todos

Al acercarse a la isla de Siros, se sentirá cautivado desde la distancia: lomas decoradas con iglesias aparecerán en el horizonte y las edificaciones doradas de Ermoúpolis caerán en cascada al mar. La isla de Siros es auténtica, inalterada y le dará una prueba de lo mejor de la cotidianidad griega.
 
La grandiosa vista de Ermoúpolis es una bienvenida que pocos olvidan. Trate de encontrar el majestuoso ayuntamiento y disfrute el fascinante aire seductor de esta ciudad mientras explora sus plazoletas delineadas por palmeras y sus laberínticas escaleras y calles. Al mirar tierra adentro, más allá de las lomas que rodean la ciudad, usted encontrará el montañoso y silvestre interior de Siros que pocos han explorado, Apano Mería.
 
Explore la costa para descubrir silenciosas bahías y ensenadas donde podrá sentarse a observar las olas romper contra la arena dorada o refrescarse bajo la sombra de un tamarisco que se mece suavemente al ritmo de la brisa cicládica. Para aquellos en busca de deliciosos antojos griegos, aquí se deleitará con miel de tomillo, loukoumi – dulces hechos de bergamota, agua de rosas y almáciga – Halvadopita, queso San Michalis y las famosas salchichas de Siros sazonadas con hinojo.

La impactante vista de Ano Siros en las lomas cercanas a Ermoúpolis es el escenario de este encantador asentamiento católico. La catedral de San Giorgio se posa victoriosa en la cumbre de la loma, observando desde lo alto su laberinto de calles arcadas y sus edificios históricos a los cuales solo se puede acceder caminando. Descubra una fascinante mezcla de arquitectura cicládica, lo medieval y neoclásica al igual que vistas panorámicas de islas vecinas.

Dé un paseo por esta “pequeña Venecia” de Ermoúpolis y encuentre las casas de dueños de grandes botes, mansiones neoclásicas cuidadosamente restauradas, y extensas plazas llenas de palmeras. La cereza en este pastel será el brillante domo azul de la catedral de Agios Nikolaos visible desde kilómetros de distancia. Con solo unos pasos dentro de esta catedral, la grandeza continua: delicadas tallas en madera, grandes columnas de mármol, íconos y candelabros son solo algunos de los tesoros exhibidos allí.

Increíbles excursiones cuidadosamente curadas por los expertos de Celestyal Cruises.