Folleto

Ashdod (Israel)

Sitios de peregrinación venerados, una ciudad animada durante las 24 horas y bazares aromáticos son de fácil acceso desde Ashdod.

Acceso a Jaffa, Tel Aviv, Jerusalén y Belén

Situada en la costa mediterránea bañada por el sol, Ashdod representa el punto de partida para peregrinaciones. Sus monumentos religiosos y su impresionante patrimonio cultural convierten a esta ciudad en una atracción turística muy importante en Israel.

Viaje al norte, a Tel Aviv, y déjese atraer por una ciudad que nunca duerme. Un sorprendente ambiente nocturno, quedadas cosmopolitas y una escena culinaria floreciente hacen de esta ciudad un destino ideal para los apasionados por la cultura urbana. Mientras tanto, en las afueras, la vida toma un ritmo más tranquilo en la antigua ciudad portuaria de Jaffa: llena de callejones estrechos, edificios antiguos y patios, cada uno con una historia que contar.

Como alternativa, puede hacer un viaje en el pasado en una de las ciudades más antiguas del mundo, Jerusalén, donde encontrará iglesias, mezquitas y sinagogas junto a otros sitios sagrados. La ciudad amurallada está repleta de peregrinos y de símbolos como El monte de los Olivos, El Muro de las Lamentaciones, el Monte del Templo y la Iglesia del Santo Sepulcro, que le permitirán ser testigo de la diversidad de Jerusalén. También puede ir a Belén, lugar bíblico del nacimiento de Jesús, para explorar el fascinante Casco Antiguo y descubrir su famoso arte callejero.  

En el polo opuesto a la metrópolis moderna de Tel Aviv se encuentra Jaffa, una ciudad de antaño, ideal para los que prefieren el turismo más tranquilo. Es una de las ciudades portuarias más antiguas en el mundo que se encuentra todavía en uso, y encontrará aquí barcos de pesca alineados en la costa, un laberinto de calles empedradas y escaleras sombreadas que conducen a patios que cobran vida con los restaurantes y los bares.

Diríjase hacia el centro de Tel Aviv y rodéese del aroma de los puestos de mercado cargados de productos frescos. Los lugareños van al Mercado de Carmel para comprar queso, aceitunas y pan recién horneado, y luego se quedan a tomar un café y a observar a la gente pasar. La cadena de playas de la ciudad representa un oasis urbano idílico para descansar y bañarse en el Mediterráneo.

Increíbles excursiones cuidadosamente curadas por los expertos de Celestyal Cruises.